la importancia de la salud sexualEstamos a 14 de febrero, con San Valentín como gran protagonista. Sin embargo, también es la fecha en la que se recuerda la importancia de la salud sexual, gracias al Día Europeo de la Salud Sexual.

A qué se llama salud sexual

Según la Organización Mundial de la Salud la salud sexual puede definirse como:

un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad; no es meramente la ausencia de enfermedad, disfunción o debilidad. La salud sexual requiere un acercamiento positivo y respetuoso hacia la sexualidad y las relaciones sexuales, así como la posibilidad de obtener placer y experiencias sexuales seguras, libres de coacción, discriminación y violencia

Siguiendo esta definición, la sexualidad debe afrontarse desde el respeto y de manera positiva, respetando y protegiendo los derechos sexuales de cada persona.

Dichos derechos sexuales defienden se recogen dentro de los derechos humanos. Por un lado, defienden el derecho de cada persona a tener acceso a la información y a la educación sexual.  También al acceso a los servicios de  salud sexual y reproductiva.

Por otro lado, defienden la elección libre de pareja y el respeto a la integridad física.

La importancia de la salud sexual

La importancia de la salud sexual recae en que constituye una parte relevante en la vida de las personas, ya que influye a nivel físico, mental, emocional y social. Por tanto, contribuye al bienestar y la felicidad personal.

Hasta hace poco tiempo hablar de salud sexual era considerado un tema tabú. Sin embargo, las campañas divulgativas han facilitado el acceso a la información a ciudadanos de todas las edades.

Afortunadamente hoy en día se aborda la temática desde el respeto, brindando la información necesaria para que hombres y mujeres adquieran y mantengan hábitos sexuales saludables.

Uno de los objetivos de la concienciación sobre la salud sexual es evitar situaciones no deseadas. Además del embarazo no deseado, se pretende atajar el contagio de enfermedades de transmisión sexual, la discriminación por la condición sexual, el acoso en el ámbito educativo y laboral o la violencia de género.

Enfermedades de Transmisión Sexual

Actualmente, las ETS o enfermedades de transmisión sexual siguen siendo un gran problema.

Enfermedades como el SIDA, la hepatitis B, hepatitis C, el virus del papiloma humano, el herpes genital, la sífilis, la gonorrea, etc. son todavía muy frecuentes.

La educación sexual en niños y jóvenes, tanto en el ámbito familiar como en el educativo es fundamental. En esta educación se debe hacer hincapié en que el uso de métodos anticonceptivos protege a ambas partes de la pareja de ETS y de embarazos no deseados.

Hábitos saludables esenciales

Una vez más, los hábitos saludables influyen en una vida sexual sana. Además de una dieta equilibrada y ejercicio físico practicado de manera regular, es importante evitar el alcohol y el tabaco. También el ritmo frenético de vida y el estrés diario influyen negativamente en la sexualidad.

Cabe recordar que existen profesionales médicos especializados en la salud sexual. Antes de automedicarse, es preferible siempre acudir al especialista para tratar un posible problema.

Por último, las revisiones de salud rutinarias son muy importantes para detectar enfermedades asintomáticas. Un chequeo general cada cierto tiempo contribuye a una buena salud sexual.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *