Qué es el SIDA y cómo prevenirlo

Qué es el SIDA

Muchas veces cuando oímos hablar sobre el SIDA, parece que nos remontemos a épocas anteriores. Sin embargo, actualmente todavía existe. Hoy en Novasalud os contamos qué es el SIDA y cómo evitarlo.

SIDA es el acrónimo del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida. Para darle una definición, podemos decir que son las manifestaciones clínicas derivadas de la debilitación del sistema inmunitario, provocada por el VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Adquirida).

Es decir, es la forma que tiene el VIH de afectar a nuestro organismo. Normalmente los síntomas aparecen años después del contagio, por lo que es complicada una detección temprana.

Uno de los síntomas de que se puede padecer SIDA son la aparición de infecciones recurrentes y tumores que merman su salud.

Al ser un síndrome existente desde hace muchos años existen tratamientos que frenan la multiplicación del virus, mejorando la calidad de vida del paciente. Sin embargo, aunque se están haciendo grandes progresos, actualmente no existe una cura universalmente efectiva.

Cómo evitar el contagio

La mejor forma de prevenir el contagio de enfermedades como el SIDA es poder manejar la suficiente información para tomar las debidas precauciones.

Es básico que desde pequeños los jóvenes reciban información al respecto, para saber cómo actuar llegado el momento. Por tanto, antes de llegar a la adolescencia deberían conocer qué es el SIDA y cómo evitar el contagio.

Existen diferentes formas de contagiarse del SIDA: transmisión materno-fetal, transmisión a través de la sangre y transmisión por relaciones sexuales sin protección. También existe el riesgo de contagio por compartir jeringuillas, cuchillas, agujas u otros elementos que entren en contacto con los fluidos corporales.

Trasmisión materno-fetal

El SIDA puede transmitirse de una madre portadora a su hijo. Una mujer infectada del SIDA debe seguir su tratamiento durante el embarazo.

En los casos en que tomando el tratamiento se consiga una carga vírica indetectable, las probabilidades de contagio suelen ser inferiores al 1%. Por contra, las que no lo siguen adecuadamente durante el embarazo, aumentan las probabilidades de transmisión hasta un 25%.

Otra de las recomendaciones que hacen los expertos en SIDA a las mujeres enfermas embarazadas es que opten por una cesárea en lugar del parto vaginal. Esto reduce la exposición a fluidos contagiosos. También debe evitarse alimentar al bebé con la leche materna de una mujer infectada.

Transmisión a través de la sangre

Entrar en contacto con sangre infectada aumenta el riesgo de contraer el VIH.

Por eso, además de evitar las prácticas sexuales agresivas, debe evitarse compartir útiles cotidianos que puedan contener sangre: un cepillo de dientes, la cuchilla de afeitar, cualquier jeringuilla como las agujas de una persona diabética, etc.

Transmisión sexual

El VIH se puede transmitir desde el primer contacto de riesgo. Es decir, siempre se debe utilizar preservativo ante la duda de poder contraer cualquier ETS (Enfermedad de Transmisión Sexual).

Es importante saber que el VIH se encuentra en diferentes fluidos corporales: sangre, semen, líquido preseminal, secreciones vaginales y secreciones rectales. Por tal motivo, cualquier relación sexual sin protección puede dar lugar al contagio.

Hoy en día el acceso a los preservativos es sencillo para los jóvenes. Además de en farmacias pueden adquirirlos en tiendas de barrio y grandes superficies. También suele haber máquinas expendedoras en bares de copas y discotecas.

La concienciación debe ser efectiva tanto en hombres como en mujeres. La primera barrera es el uso del preservativo, el cual debe exigir también la mujer.

Qué hacer ante la duda de un posible contagio

Puede ocurrir que aun tomando las debidas precauciones, éstas fallen. A veces los preservativos se rompen, aumentando el riesgo de contagio.

En estos casos, ante una situación de riesgo, es vital solicitar un análisis de sangre específico. Puede realizase a partir de los tres meses desde que se produjo la relación. Esta prueba es gratuita y se puede hacer en la gran mayoría de centros de salud. Para los menores de edad no requiere una autorización especial.

Si alguien sospecha que puede estar contagiado por VIH o cualquier otra ETS, debe interrumpir las relaciones sexuales de riesgo inmediatamente.

Cosas cotidianas que no transmiten el VIH

Es importante saber qué es el SIDA y cómo se contagia. Pero también es fundamental saber que la mayoría de las acciones cotidianas no suponen un riesgo.

Entre ellas están los besos, abrazos, caricias, conversaciones, bailes, etc. Siempre que no exista sangre o fluidos de por medio tampoco es peligroso compartir servilletas, la ducha, el sofá o la cama.

El VIH tampoco se transmite por las lágrimas, las heces, el fluido nasal, la saliva, los vómitos, el sudor o la orina, a no ser que contengan sangre.

Por otro lado, con las medidas higiénicas actuales de los centros médicos tampoco es posible contraer el VIH. Todo el material utilizado para extracciones de sangre, vacunas, etc., es desechable y está esterilizado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *