Cuando escuchamos hablar sobre baja laboral, lo habitual es asociarla a un problema físico o accidente laboral. Sin embargo, cada vez más se suceden las bajas por motivos psicológicos. El estrés laboral y la depresión están tomando fuerza en nuestro país. Tanto es así que en 2030 se prevé que la baja laboral por depresión sea la primera causa de baja de los trabajadores.

Baja laboral por depresión

Baja laboral por depresión

¿Qué es la depresión laboral?

La depresión laboral es un trastorno del estado de ánimo producido en el ámbito laboral.

Cuando este estado anímico incapacita al trabajador para desempeñar sus funciones con normalidad puede derivar en una baja laboral.

¿Cuáles son los síntomas de la depresión en el trabajo?

Muchas son las pistas que pueden indicar que un trabajador está pasando por un período depresivo.

Uno de los signos más evidentes es la tristeza continuada. Suele venir acompañada por apatía general y la desmotivación laboral.

Por otra parte, la depresión puede mostrarse con síntomas de cansancio continuado, acompañados por falta de atención y concentración.

Además, los compañeros pueden detectar cambios de humor repentinos y una preocupación y ansiedad excesiva por cualquier motivo.

Si a esto le sumamos absentismo laboral por encontrarse mal, errores durante el desempeño de las labores y bajada de productividad, tenemos un cóctel claro de depresión laboral.

Causas de la depresión laboral

Si bien es cierto que muchas de las depresiones vienen propiciadas por problemas personales, cada vez más son los casos de depresión por motivos laborales.

Entre las causas más frecuentes que desencadenan una baja laboral por depresión está el estrés laboral. Este puede venir provocado por una alta demanda de resultados, objetivos inalcanzables, presión por parte de los superiores, etc.

Por otra parte, muchos trabajadores se quejan de la falta de reconocimiento y de valoración por parte de su empresa. El trabajo bien hecho merece su recompensa, sobre todo cuando ha conllevado un sobresfuerzo. Las empresas que reconocen a sus trabajadores sus esfuerzos, bien vía económica, bien vía verbal, presentan menos casos de depresión laboral.

No podemos olvidar el ambiente laboral. Que los compañeros de trabajo mantengan una relación cordial y agradable entre ellos y con sus superiores es primordial.

Los superiores deben evitar conflictos entre los trabajadores manteniendo un flujo de diálogo y confianza. Es de vital importancia detectar los casos de acoso laboral o bulling para evitar que desemboque en males mayores.

Herramientas para evitar una baja laboral por depresión

Tanto empresarios como trabajadores disponen de herramientas para poder detectar y evitar una depresión laboral.

  • Información por parte de la empresa

Toda empresa tiene la obligación de informar a sus trabajadores sobre los posibles riesgos laborales derivados de su actividad. Esto engloba tanto riesgos físicos como psicológicos.

Por tal motivo, deben informar sobre cuáles son los síntomas más comunes, cómo detectarlos y cómo actuar en esos casos.

  • Hablar de ello ayuda

La depresión es un mal común en nuestra sociedad y es habitual conocer casos de personas que la padecen. Los compañeros de trabajo deben ser conscientes de esto y tener la capacidad de escuchar a la persona que se encuentra mal.

El mero hecho de contar lo que le sucede puede ayudar a descargar la presión que está sufriendo. Además, un punto de vista externo puede significar la ayuda necesaria para afrontar o superar la situación.

Si la persona que está al otro lado es incapaz de ayudar, siempre puede informar a la empresa para que busquen soluciones o le deriven al profesional adecuado.

  • Vínculo de confianza

Además de un ambiente laboral adecuado, mantener un vínculo de confianza entre trabajador y empresario es fundamental. Si el trabajador es capaz de exponer su problema a su superior, tendrá más posibilidades de solucionarlo antes de que llegue a consecuencias mayores.

Esta confianza puede prevenir una baja laboral por depresión, que no beneficia a ninguna de las partes.

  • Ayuda profesional

Cuando los compañeros de trabajo y los superiores no disponen de las herramientas adecuadas para afrontar y solventar la situación, lo mejor es acudir a ayuda profesional.

Existen psicólogos especializados en el estrés y la depresión laboral. Gracias a su experiencia son capaces de detectar la causa del problema, brindando herramientas eficaces para combatirlo.

  • Programas de salud psicosocial

Afortunadamente cada vez son más las empresas que ponen en marcha programas de salud psicosocial.

De este modo, gracias a la ayuda de psicólogos y psiquiatras, trabajan activamente la prevención de este tipo de patologías, brindando asistencia a quienes la necesiten.

Si necesitas ayuda o tienes dudas sobre la baja por depresión laboral, contacta con Novasalud, somos expertos en salud laboral y familiar.  Deja tu salud en manos de profesionales.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *