Pseudoterapias y pseudociencias: muy peligrosas para la salud

En Novasalud contamos con los mejores profesionales para cuidar del bienestar y la salud de toda la familia. Sin embargo, cada vez son más frecuente las personas que han experimentado con peligrosas pseudoterapias y pseudociencias.

Hoy desvelamos en qué consisten estas incontroladas prácticas alternativas y por qué tener cuidado con las pseudoterapias y pseudociencias.

¿Qué son las pseudoterapias y pseudociencias?

Las pseudociencias son prácticas o creencias que se presentan como opciones científicas, pero cuyos métodos y eficacia no han sido realmente demostrados.

Su peligrosidad reside en que al paciente se las venden como ciencia, pero realmente no ofrecen un método fiable, demostrado, ni ningún fundamento científico.

Lo más grave es que suelen distorsionar la realidad médica, llegando a contradecir teorías y métodos que se han empleado en medicina desde hace años.

Las pseudoterapias son terapias que se aplican a un problema sin tener pruebas de que vaya a funcionar.  Al igual que la pseudociencia, pueden ser muy peligrosas para la salud.

¿Por qué surgen estas corrientes?

Estas técnicas surgen por la desesperación del ser humano por buscar soluciones a problemas médicos, para los que la ciencia todavía no ha hallado una respuesta, o para los que los métodos tradicionales no dan resultado en determinados pacientes.

Las personas con enfermedades graves o terminales son especialmente vulnerables a estas terapias.

Lamentablemente, es habitual encontrarse con muchos casos de enfermos de cáncer que han abandonado su tratamiento por probar con estas terapias alternativas.

¿Qué peligros representan para la salud?

Hay que tener mucho cuidado con las pseudoterapias y pseudociencias. Ofrecen resultados milagrosos que pueden acarrear un coste mucho mayor que el económico.

Se suelen vender como una técnica milenaria, que emplea la sabiduría de culturas antiguas, dando ejemplos de supuestos pacientes que han conseguido curarse con ellas.

El primero de los peligros de estas prácticas, es que animan a los pacientes a que abandonen los tratamientos pautados por médicos reales. Dejar el tratamiento médico solo acarrea un empeoramiento de la situación, poniendo en peligro su salud y su vida.

Por otra parte, por lo general, este tipo de terapias suelen ser muy costosas. Los pacientes se aferran a la esperanza de curación y gastan enormes cantidades de dinero en tratamientos que no tienen ninguna base científica.

Muchas personas arruinan su salud y también se arruinan económicamente sin llegar a obtener resultados.

Pseudoterapias inocuas y pseudoterapias peligrosas

A esto le sumamos que algunas de las pseudoterapias son inocuas para la salud, porque se basan en placebos que juegan con el poder de la mente.  Las conocidas flores de Bach o el reiki no han demostrado tener efectos adversos, si se combinan con la medicina tradicional.

En cambio, otras terapias alternativas utilizan sustancias tóxicas y altamente peligrosas para la salud. Hay casos potencialmente mortales, como el del MMS.

El MMS es un tipo de lejía que se utiliza para potabilizar el agua. Se trata de una sustancia muy tóxica, cuyo consumo produce nauseas, diarrea, dolores, intoxicaciones y fallo renal, entre otros síntomas. Por todas estas razones está prohibido comercializar MMS en España.

Algunas de estas terapias se basan en métodos de relajación. Echan mano de un cuidado ambiente, música relajante y una atención exclusiva y esmerada al paciente. Así crean un estado de tranquilidad y relajación que fomenta el bienestar.

Sin embargo, esto no significa que esté curando al paciente. Simplemente, le hace sentir mejor en ese momento.

¿Cuáles son las pseudoterapias más conocidas?

Es sorprendente lo normalizado que está el uso de muchas de las pseudoterapias. Es habitual escuchar acerca de la ozonoterapia, la apiterapia, el feng shui, los cuencos tibetanos, la hidroterapia de colon, la iridología, el masaje en la energía de los chacras, las piedras calientes, la sofronización, el tantra y la terapia biomagnética, entre otras.

De hecho, se publicitan en los medios de comunicación con total impunidad, sabiendo lo peligrosas que pueden llegar a ser.

Antes de probar, comprobar

Las técnicas de persuasión y venta de estas terapias son agresivas y convincentes.

Por ello, antes de probar con una de ellas, es fundamental informarse sobre la terapia y sus evidencias científicas.

Antes de embarcarse en una experiencia peligrosa, hay que consultar con un profesional médico titulado.

Para ayudar a sensibilizar a la población de esta gran problemática, el gobierno ha lanzado la web www.CoNprueba.es, en la que irán incorporando información completa sobre todo tipo de pseudoterapias y pseodociencias.

En Novasalud cuidamos de su salud. Por eso, queremos concienciar del peligro de estas prácticas. Animamos a todo paciente a que consulte con nosotros antes de comenzar una de estas terapias.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *