prevenir la obesidad infantil

Aunque estamos acostumbrados a asociar el problema de obesidad únicamente con adultos, la triste realidad es que cada vez son más los niños obesos. Hoy en Novasalud hablamos de la importancia de prevenir la obesidad infantil.

Cifras alarmantes

Según los últimos estudios de la OMS, ya son uno de cada cinco niños los que sufren obesidad en el mundo.

Los niños, que siempre han sido un segmento de población muy activo físicamente, han dejado de lado las rutinas de juego y deporte para abandonarse a las pantallas y el sedentarismo.

Asimismo, la comida basura y los platos precocinados tienen también buena culpa de sus malos hábitos alimenticios.

Finalmente, los niños necesitan descansar bien. Un tiempo de sueño suficiente y de calidad evita una ingesta excesiva de comida.

Los datos en España son demoledores

Cuando pensamos en obesidad infantil, nos vienen a la mente los niños norteamericanos. Sin embargo, la triste realidad es que según un estudio realizado en España en 2015, más del 23% de niños entre 6 y 10 años sufren sobrepeso, siendo más del 18% los niños con obesidad.

Problemas derivados de la obesidad infantil

La obesidad es una enfermedad que trae consigo importantes problemas de salud. Además, si no se trata a tiempo, estos problemas pueden cronificarse y mantenerse durante la etapa adulta.

Por un lado, la calidad de vida se ve reducida drásticamente. Las personas con obesidad ven mermados sus movimientos, se agotan con facilidad y no pueden realizar con soltura muchas de las actividades cotidianas.

Por otro lado, la obesidad aumenta el riesgo de padecer graves enfermedades cardiovasculares, así como diabetes e hipertensión.

Los niños obesos pueden sufrir también problemas respiratorios, como la apnea del sueño, además de problemas en huesos y articulaciones que dificultan su movilidad y les causan fuertes dolores.

No podemos olvidar que la obesidad causa baja autoestima en los pequeños, que están justamente construyendo su personalidad. Esto deriva en problemas en las relaciones interpersonales, de comunicación, depresión, ansiedad, etc.

Prevenir la obesidad infantil es primordial

En el caso de la obesidad infantil, la buena noticia es que puede prevenirse desde el nacimiento. Es responsabilidad de los padres que los niños sigan hábitos saludables desde el principio.

Estos hábitos deben incluir una alimentación sana y equilibrada, junto a actividad física y descanso según las necesidades que requiere cada edad.

Para ayudar en esta prevención, la OMS ha publicado una guía sobre actividad física, sueño y sedentarismo  para los niños que tengan entre 0 y 4 años.

En ella tratan temas como la importancia del deporte y el descanso para los niños para prevenir la obesidad infantil.

Existe una antigua creencia que hacía pensar a los padres que los niños no debían cuidar su dieta hasta que terminasen el crecimiento en la fase de la adolescencia.

Sin embargo, las altas tasas de obesidad infantil actuales urgen a actuar con mayor antelación. Si los niños se acostumbran a hábitos saludables, será más fácil que los mantengan cuando sean adolescentes y adultos.

Recomendaciones de la OMS por edades

Recomendaciones para los bebés

Según la OMS los bebés deben estar físicamente activos varias veces al día. Debe evitarse mantenerlos más de una hora seguida en carritos, mochilas, tronas o similares.

Existen muchos tipos de mantas y juegos de suelo, como gimnasios para bebés, que les estimulan para mantenerse activos. Disfrutar de tiempo de juego con los adultos también es fructífero y enriquecedor para los pequeños.

Sobre el tiempo de descanso, los bebés de hasta 3 meses deben dormir entre 14 y 17 horas al día. De los 4 a los 11 meses lo ideal sería que duerman entre 12 y 16 horas, incluyendo las siestas.

Recomendaciones para niños entre 1 y 2 años

Cuando los niños cumplen el año, lo ideal sería que realicen como mínimo 3 horas de actividad física diaria.

Este tiempo de actividad se debe adaptar a las capacidades de cada etapa, incluyendo juegos que les permitan desarrollar la musculatura y sus habilidades motoras.

A medida que el niño camine, corra y salte, pueden introducirse poco a poco juegos más intensos o actividades deportivas adecuadas para su edad.

El uso de pantallas con niños tan pequeños debe evitarse, porque entre otros problemas, fomenta el sedentarismo.

Los niños entre 1 y 2 años deberían dormir entre 11 y 14 horas para un correcto descanso.

Recomendaciones para niños de 3 a 4 años

Los niños en este rango de edad deben realizar al menos 3 horas de actividad física diaria. Es importante que al menos una de esas horas se dedique a actividad física intensa, como correr, saltar, trepar, etc. No se recomienda el uso de pantallas, ya que les quita tiempo de juego.

Estos niños deberían dormir entre 10 y 13 horas al día.

Desde Novasalud contamos con servicios de salud para toda la familia. Nuestros profesionales pueden ayudarles a prevenir la obesidad infantil y lidiar con ella desde los primeros meses de vida. Contacte con nosotros para llevar una vida saludable.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *