precauciones para no enfermar en la playa

Precauciones para no enfermar en la playa

Verano es sinónimo de vacaciones para la gran mayoría de los españoles. Y con ellas, llegan las estancias en la playa, uno de los destinos preferidos donde disfrutar de unos días de desconexión y relax. Sin embargo, con ese relax no debemos de olvidarnos de las precauciones para no enfermar en la playa. Os las contamos en Novasalud.

Beber mucha agua

Uno de los problemas silenciosos del verano es la deshidratación. El ser humano tiene una alta composición de agua, por lo que es primordial beber muchos líquidos para reponer los que se pierden sudando.

Además de beber abundante agua, debemos evitar las bebidas azucaradas y el alcohol. Una buena idea es aumentar el consumo de frutas y verduras en verano. La sandía, el melón, los pomelos, los melocotones, las naranjas…. En verano apetece comer más fruta, ¡además está deliciosa!

Ojo con el sol

Tomar el sol, en su justa medida, es beneficioso para la salud. De hecho, la exposición solar ayuda a nuestro cuerpo a sintetizar la vitamina D. Esta vitamina es fundamental para mantener la salud de nuestros huesos.

Sin embargo, una exposición excesiva al sol puede derivar en diferentes problemas cutáneos. Desde el envejecimiento prematuro de la piel hasta quemaduras, llegando a diferentes tipos de cáncer de piel.

Lo mejor es proteger la piel antes de salir de casa con un buen protector solar, que deberemos renovar con bastante frecuencia.

Tampoco hemos de olvidar proteger nuestra cabeza del sol mediante el uso de gorras y sombreros.

Los ojos deben también deben protegerse mediante gafas de sol con protección total ante rayos UV. De este modo se evitan futuros problemas oculares graves.

Presta atención a tus oídos

En verano las otitis se convierten en una de las consultas más frecuentes en los centros de salud. Se dan casos tanto de otitis externa como interna, siendo muy frecuentes en niños.

Para evitar terminar en el médico, recuerda tomar precauciones para no enfermar en la playa o en la piscina de otitis.

Por un lado, es aconsejable que las personas con oídos sensibles utilicen tapones que protejan sus oídos de la entrada de agua o ante posibles infecciones.

Las opciones más comunes son de cera y silicona, aunque para adultos con problemas recurrentes de oídos se aconseja que se hagan unos moldes a medida. No es la opción más económica, pero garantiza que se ajusten a la perfección al oído.

También puede ayudar secar bien los oídos al salir del agua, así evitamos que quede agua dentro.

Cuidado con las picaduras

Las costas españolas, sobre todo las del Mediterráneo, cuentan con aguas templadas. El cambio climático ha provocado que la temperatura del mar suba, favoreciendo la aparición de medusas.

Las picaduras de medusas son frecuentes en las playas, pero sus molestias pueden aliviarse. En los primeros minutos, limpia bien la picadura con suero fisiológico o agua limpia en su defecto. A continuación, coloca un paño con hielo unos 15 minutos, esto aliviará el dolor.

Si la playa donde estás tiene puesto médico o de la Cruz Roja, acude con urgencia para que te ayuden en el tratamiento.

En zonas con muchos insectos es conveniente llevar repelentes fuertes para prevenir las picaduras. Los hay en spray, pulsera y eléctricos.

En caso de reacción alérgica severa a una picadura de medusa o de insecto, se debe acudir urgentemente a un hospital o centro médico con servicio de atención de urgencias. Algunas personas son muy alérgicas y pueden pasarlo realmente mal.  Los antihistamínicos y analgésicos suelen ser de gran ayuda en estas ocasiones.

No te lesiones en la playa

Practicar deporte en la playa está fenomenal. La brisa, el calor, el ambiente… Pero no debemos olvidar estirar y calentar bien antes de comenzar con la sesión deportiva.

También hay que adaptarse a las condiciones del terreno y climatológicas, evitando las horas de mayor calor.

Otras recomendaciones

Además de todas estas precauciones para no enfermar en la playa, no podemos olvidar la parte de la alimentación.

Si te llevas la comida a la playa, mantenla en condiciones de temperatura adecuadas, preferiblemente en una nevera cerrada, alejada del calor y la suciedad.

De este modo evitarás la proliferación de bacterias como la salmonela y de que la comida se ponga en mal estado.

Recuerda que utilizar el sentido común es la mejor de las precauciones. Desde Novasalud os animamos a disfrutar de unas vacaciones tranquilas y saludables.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *