consecuencias del insomnio

consecuencias del insomnio

Quien más y quien menos ha sufrido insomnio alguna vez en su vida. Aunque es un mal habitual en nuestra sociedad, no todo el mundo es consciente de las consecuencias del insomnio. Hoy en Novasalud os damos las claves de un problema que si no se trata adecuadamente deriva en males mayores.

¿Qué es el insomnio?

El insomnio es un término muy amplio en el que caben muchos conceptos.

Primeramente podría definirse como la incapacidad de las personas para iniciar el sueño y para mantenerlo durante el tiempo necesario de descanso.

También se incluyen dentro de esta definición la mala calidad del sueño y los despertares continuos durante la noche.

Por último, insomnio también lo sufren quienes despiertan demasiado temprano y no pueden volver a dormirse.

¿Cuáles son las causas del insomnio?

El insomnio puede originarse por diferentes motivos.

Una de las causas más habituales son los problemas de salud, tanto físicos como psicológicos. El estrés, la ansiedad, la depresión, el dolor crónico, problemas cardíacos, gástricos, musculares y óseos son algunos de los principales causantes del insomnio.

Existen algunos trastornos que suceden durante la etapa de sueño que también afectan al descanso. Por ejemplo, la apnea del sueño, el síndrome de las piernas inquietas o las parasomnias.

Además, el consumo de determinados medicamentos y sustancias estimulantes también producen insomnio. Entre ellos destacan antidepresivos, estimulantes o tratamientos contra la hipertensión arterial, pero también la cafeína, el tabaco o el alcohol. Incluso cenar demasiado puede provocar problemas de descanso.

También los factores ambientales pueden derivar en insomnio, como la temperatura del habitáculo, la comodidad del colchón, el ruido o la luz.

No podemos olvidar los hábitos de descanso, que también son determinantes. No acostarse y levantarse a las mismas horas, cambios en los turnos de trabajo, realizar actividad física antes de acostarse o viajar con frecuencia alteran los ritmos de sueño.

En este apartado, merece una mención especial el conocido como insomnio tecnológico.

La epidemia de insomnio tecnológico

Una de las causas que ha aumentado en los últimos tiempos es el denominado insomnio tecnológico. Cada vez es más habitual el uso de ordenadores portátiles, teléfonos móviles o televisiones en el dormitorio.

La intención inicial de este hábito es la de relajarnos y ayudarnos a conciliar el sueño. Sin embargo, nada más lejos de la realidad.

Los dispositivos electrónicos y las pantallas activan nuestro cerebro a través de la luz que emiten. De este modo interfieren en los ritmos circadianos, trastornando nuestro descanso nocturno.

Por un lado, los estímulos lumínicos inhiben la producción de melatonina, una hormona que segrega la glándula pineal, conocida como la hormona del sueño. Una disminución de la misma impide a nuestro cerebro detectar que es de noche y que necesita descansar.

Por otro lado, la sobreactividad a la que se expone al cerebro dificulta la conciliación del sueño. De media, las personas que utilizan dispositivos electrónicos antes de acostarse, tardan entre una y dos horas más en quedarse dormidos.

Si para los adultos es un hábito peligroso, todavía lo es más para los adolescentes. Lamentablemente, cada vez se dan más casos de jóvenes con insomnio tecnológico.

Esta falta de sueño les provoca cansancio crónico, disminuye su capacidad de atención y aprendizaje, a la vez que aumenta su irritabilidad.

Según los profesionales del sueño, deberíamos realizar una “desconexión tecnológica” al menos 2 horas antes de acostarnos. Esto incluye también la televisión.

Por tal motivo, en ese rato antes de acostarnos, lo mejor es realizar actividades más relajadas como la lectura o una charla tranquila con la familia. Además de descansar mejor, fomentaremos las relaciones familiares que tanto se están perdiendo con el uso de las tecnologías.

En el dormitorio el ambiente tiene que ser relajado y tranquilo antes de acostarnos. Luz con poca intensidad, un espacio fresco, confortable y despejado ayudarán a conciliar el sueño.

Siempre que sea posible, evitaremos tener un televisor en el área de descanso; pues el dormitorio está destinado principalmente a dormir.

¿Cuáles son las consecuencias del insomnio?

Padecer insomnio tiene consecuencias graves para la salud. Las más evidentes son el cansancio, la falta de energía y la fatiga constante.

Otras consecuencias del insomnio son los signos evidentes son la irritabilidad y falta de control de los cambios de humor, la aparición de ansiedad y/o depresión.

También se asocia al deterioro neuro-cognitivo, que conlleva la pérdida de memoria, incapacidad de retener nueva información, problemas en la toma de decisiones, falta de atención y de concentración y trastornos en el habla.

Físicamente, el insomnio puede derivar en problemas de sobrepeso, estreñimiento, diabetes, úlceras estomacales, reducción del campo visual,  debilitamiento del sistema inmunológico, hipertensión arterial, envejecimiento prematuro y enfermedades cardiovasculares, entre otros.

Insomnio, vida social y laboral

Otra de las consecuencias del insomnio es que la vida social también se ve perjudicada. Las personas con insomnio dejan de relacionarse con su entorno por el cansancio constante,  la apatía generalizada y su humor cambiante. Estas actitudes dificultan unas relaciones sociales sanas.

Si hablamos de la vida laboral, ésta también se ve fuertemente afectada. La falta de atención, coordinación, concentración, la disminución de la capacidad de reacción y el cansancio continuo disminuyen el rendimiento y productividad de los trabajadores.

Además constituye un peligro para personas que deban conducir o manejar maquinaria en su puesto de trabajo. La falta de sueño puede provocar accidentes laborales, incluso la muerte de quien lo padece.

Buscar ayuda profesional es vital

Tanto si se trata de un episodio puntual de insomnio, como si se sufre de manera continuada en el tiempo, es importante buscar ayuda profesional para evitar las graves consecuencias del insomnio.

En Novasalud contamos con especialistas en higiene del sueño, que cuentan con los medios necesarios para evitar y combatir el insomnio. Consulte con nosotros sin compromiso.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *